¡No tan rápido! El amor masculino inspiró poetas, pintores, y reyes Arabes, Persianos y Mughal, como Shah Abbas I de Persia, aqui abrazando su copero.